Soñar no cuesta, pero sí levantarse

Soñar no cuesta

Es cierto que soñar no cuesta nada, incluso a veces lo hacemos con los ojos abiertos y estamos encantados de poder conseguirlo. Pero cuando nos dormimos estamos de lo más felices y cuando conseguimos soñar no queremos que nos despierte nada ni nadie. Claro que, por la mañana, es otra historia de Dirty Harry.

¿Te ha gustado este imagen? ¡Puntualo!
[Total: 0 Nota: 0]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *